DIY, recetas

Dulces palabras

octubre 6, 2014
portada_lapices

 

Despacito y con buena letra es como se escriben las grandes historias. Y deben ser leídas, poco a poco, disfrutando cada bocado, exprimiendo cada palabra, paladeando cada sabor. Hoy, os traemos una receta muy especial, para escribir las palabras más dulces y sabrosas.

¿Os animáis con estos super lápices? AC moore nos lo enseña en su post Wilton Pencil Treat Pops

0

Nota: En la receta solo se muestra el proceso de montaje, no la elaboración de la masa de bizcocho y de la buttercream.

1. En primer lugar debéis hornear dos bizcochos básicos por separado, añadiendo en uno colorante alimentario (mezcla de color oro con naranja: queda un color amarillo), y en el otro cobre-rojo. Una vez horneados dejádlos enfriar.

  • La tarta de cobre, debéis cortarla con un molde redondo con la misma anchura que tenga el recipiente en el que serviréis los super lápices (puesto que es la base que hace de “goma del lapicero”). Cortad tantos como lápices queréis hacer.
  • La tarta amarilla debe cortarse a tiras (unas siete para cada lápiz), y formarán el cuerpo de éste.

1

 

2. ¡Es la hora de la buttercream! Divídela en tres partes y tíntalas en negro, marfil y gris, respectivamente. (Necesitas más en marfil que en gris y negro)

3. El primer paso es colocar el círculo-base cobre en el recipiente en el que presentaréis los lápices (en este caso, se utilizan los envases pop para helados, pero podéis hacerlo en cualquiera que se le asemeje). Seguidamente, se cubre el círculo base con el icing gris (en la receta usan la manga número doce), debe colocarse dibujando el círculo desde los extremos hacia dentro.

2

4. Coloca las siete tiras amarillas en los recipientes (ya está fomadito en cuerpo del lápiz), y rellena con el icing marfil (manga 12) el centro, subiendo hasta arriba, parte en la que con la ayuda de una espátula, acabarás de dar la forma a la punta del lapicero.

3

5. Con la manga 4, dibujaremos la punta del lápiz en icing negro….

4

Y ¡Voilà! Terminado y listo para dibujar caras de sorpresa en los invitados.

Mata el gusanillo y sigue leyendo

Ningún Comentario

Comentar